La Fragata Blindada Independencia

Fragata Blindada "Independencia" y su espolón

He aquí los planos de la Fragata Blindada "Independencia" que encargué digitalizar de un pequeño librito existente en la Biblioteca Nacional de Chile, denominado "Apuntamientos sobre la fragata blindada "Independencia" : construida en Lóndres, para la marina de guerra peruana, bajo la dirección de inspección del capitán de fragata de la armada nacional Aurelio García y García"


Un mayor detalle de los planos los encontrará aca:




Al estallar la Guerra del Pacífico, la Marina del Perú contaba con cuatro acorazados. Dos de ellos, los Monitores "Atahualpa" y "Manco Capac", habían sido adquiridos a los Estados Unidos para la defensa portuaria. Eran en realidad baterías flotantes, con dos grandes cañones instalados en una torre blindada giratoria, que por su escasa borda sólo podían evolucionar dentro de la rada de algún puerto.

Los otros dos acorazados, el Monitor "Huascar" y la Fragata Blindada "Independencia", conformaban el poder ofensivo de alta mar del Perú. Ambos buques fueron construidos en Inglaterra por encargo del gobierno Peruano a mediados de la década del 1860.

Ambos buques figuran entre los primeros acorazados construidos. De hecho el primer acorazado fue el blindado frances "La Glorie" completada a principios de 1860, que dejó obsoletos los grandes buques de madera que componían las flotas de guerra de las grandes potencias de la época. Frente a este nuevo desafío Inglaterra responde con el acorazado "HMS Warrior" que fue comisionado en agosto de 1861.

Era época de experimentación en cuanto a tácticas y diseño. La "Independencia" y el "Huascar" correspondían a los dos conceptos de arquitectura naval vigentes a la época.

La "Independencia" correspondía a buques donde la artillería quedaba protegida por el blindaje, pero dispuesta en la forma convencional, es decir por baterías dispuestas en ambas bandas del buque. Esta disposición de la artillería quedó rápidamente obsoleta, siendo reemplazado por acorazados donde la artillería quedaba dispuesta en torretas, como el "Huascar" que evolucionó hasta los grandes Dreadnoughts que se enfrentaron en Jutlandia, en la Primera Guerra Mundial

Al comenzar la Guerra del Pacífico tenían más de 14 años se servicio y estaban obsoletos en comparación a los acorazados "Cochrane" y "Blanco Encalada", encomendados por Chile a astilleros ingleses a comienzos de la década de 1870. Como lo demostraría más tarde el Combate de Angamos entre el "Huascar" y ambos acorazados chilenos, la artillería de los buques chilenos era capaz de perforar los blindajes peruanos dentro de los radios típicos de combate de la época, en tanto que sus corazas eran capaces de resitir el fuego de los blindados peruanos prácticamente a quemarropa.

La "Independencia" era el acorazado más poderoso del Perú. Fue construída en Gran Bretaña entre 1863 y 1865 por "Samuda Brothers" en sus astilleros del río Tamesis y era comandada desde finales de enero de 1875 hasta su hundimiento en mayo de 1879, por el capitán de navío Juan Guillermo Moore.

Como se indicó era un buque de batería central, es decir, que disparaba de través por los laterales centrales de la nave. Su diseño correspondía al de una fragata blindada de navegación mixta, por lo que podía impulsarse a vela y/o a vapor, con una velocidad máxima de 11 nudos.

Tenía una maquina de 550 caballos de fuerza, compuesta por cuatro calderos. La capacidad máxima de sus carboneras era de 450 toneladas de carbón, que le permitía una autonomía de 16 días o 1,536 millas en alta mar.

Su eslora era de 72 metros y desplazaba 2,004 toneladas. Había sido contruída para ser operada por una tripulación de 300 hombres, pero jamás se alcanzó este número, siendo el máximo los 230 marinos que la condujeron en las acciones de Iquique y Punta Gruesa (21 de mayo de 1879).

La balistica y la dirección de tiro estaba en sus inicios. La táctica naval consideraba el combate a corta distancia. Las naves debían acercarse a toda máquina al enemigo, abrir fuego a menos de 1,000 yardas, que era el alcance efectivo de los cañones de la época, y no desechar el uso del espolón. Cincuenta años más tarde la balistica había evolucionado de tal manera que el combate se entablaba cuando recien se veían las cofas del enemigo aparecer sobre el horizonte, es decir a más de 15,000 yardas.

De esta manera la "Independencia" poseía un potente espolón y 12 cañones Armstrong de avancarga, rayados, de un calibre de 6.4 pulgadas, capaces de disparar proyectiles de 70 libras o 6.4 pulgadas. Estos estaban ubicados en la batería central, seis por banda, en la segunda cubierta.






Batería principal


Además contaba con otros dos cañones, de 150 libras y giratorios, estaban ubicados en cubierta, en la popa y la proa. A pesar de ser las piezas más potentes, al no contar con protección para sus artilleros, en Punta Gruesa fueron anulados por los francotiradores que disparaban desde las cofas de la "Covadonga".






La artilllería de proa y popa quedaba expuesta al fuego enemigo




Como protección la "Independencia" contaba con planchas de 4.5 pulgadas de espesor ubicadas en la sección de la batería central, bajo las cuales se ubicaban 10 pulgadas de madera de teka, ademas de una cintura acorazada de 2.5 pulgada en todos sus contornos.

Durante sus 14 años de vida, la "Independencia" participa en dos combates, curiosamente en el mes de Mayo. Mayo fue su mes infausto

El primer combate ocurre el 27 de mayo de 1877 cuando se enfrenta frente a la Punta Pichalo al "Huascar". En mayo el "Huascar" el Presidente Constitucional del Perú, Mariano Prado, enfrenta una revolución dirigida por el ex ministro de hacienda y eterno caudillo político, Nicolás de Piérola. En la noche del 6 de mayo el "Huáscar" que a causa de las tensiones políticas entonces imperantes se encontraba con los demás barcos de la escuadra al ancla en el Callao, fue capturado por partidarios de Piérola e inicia una guerra de corso. En sus evoluciones frente a las costas peruanas, ese 27 de mayo se enfrenta a la "Independencia". La artillería del "Huascar" perforó uno de los sectores de la "Independencia" y mató a uno de sus tripulantes, logrando escapar del cerco que se le había tendido.

El 21 de mayo de 1879 el Perú pierde su mejor acorazado en el Combate de Punta Gruesa, frente a una viejísima goleta "Covadonga", construida a fines de 1859, y que había sido capturada a los españoles frente a Papudo en noviembre de 1865.

Paso a dejar el relato a manos de los Partes Oficiales de ambos comandantes. Son relatos breves escritos por un Condell euforico, ya a salvo en Antofagasta, y en un Moore devastado, ambos comprendiendo el tremendo significado de la perdida de la "Independencia". Sabían los peruanos que no debían enfrentar sus buques a los poderosos acorazados chilenos, sino evadirlos y dedicarse al corso, atacando aquí y allá, para luego escapar, como lo hizo después el "Huascar". ¿Cuál habría sido el curso de la guerra si hubieran sido dos los corsarios?





Parte oficial del Comandante de la Covadonga Carlos Condell



Antofagasta Mayo 27 de 1879


Tengo la honra de dar cuenta a US. del Combate que ha tenido lugar entre este buque y la Esmeralda, que quedaron sosteniendo el bloqueo de Iquique, después de la partida del buque almirante y el resto de la escuadra, con los blindados peruanos Huáscar e Independencia. Eran las 6 y 1/2 de la mañana del 21, cuando encantándonos de guardia fuera del puerto, avistamos al norte dos humos, los que poco después reconocimos ser los dos blindados antedichos. Inmediatamente lo comunicamos a la Esmeralda quien nos puso señal de "Seguir sus aguas" poniéndonos acto contiguo en son de combate y saliendo afuera para batirnos.


Las ocho de la mañana sonaban cuando una bala del blindado Huáscar dio en medio de nuestros dos buques que se encontraban al habla. En seguida, poniendo la proa el Blindado Huáscar a la Esmeralda, y la Independencia al Covadonga empezó el Combate, rompiendo nosotros los fuegos. Vista la superioridad del enemigo, así como también la treintena de botes que se destacaban de la playa en auxilio de nuestros enemigos, y comprendiendo que por más esfuerzo que hiciéramos dentro del puerto nos era difícil, sino imposible, vencer o escapar a un enemigo diez veces más poderoso que nosotros, resolví poner proa al sur acercándome lo mas posible a tierra. Mientras tanto, la Esmeralda quedaba batiéndose dentro del puerto.


Durante cuatro horas consecutivas soportamos los fuegos que el Blindado Independencia nos hacía sostenidamente, habiendo recibido varios que nos atravesaron de banda a banda el palo de trinquete y nos rompieron las jarcias del palo mayor y palo trinquete y el esquife con sus pesantes, que se fue al agua. Tres veces se nos acercó enfilándonos de popa con su espolón para echarnos a pique.


En las dos primeras no se atrevió, sea por temor de no encontrar agua para su calado o por el nutrido fuego de cañón y de fusil que le hacíamos, contestándonos ellos lo mismo y a demás con ametralladoras desde las cofas. La tercera tentativa parece que era la decisiva y a 250 metros de nuestra popa recibió algunos balazos con cañones de a 70, que lo obligaron a gobernar a tierra y vararse en un bajo que nosotros pasamos rozando. Gobernamos a ponernos por la popa donde no podía hacernos fuego. Al pasar por el frente le metimos dos balas de cañón de a 70 que ellos nos contestaron con tres tiros sin tocarnos. Saludamos con un ¡Hurrah! la arriada del estandarte y pabellón peruanos que dicho blindado hacía tremolar en sus topes, viendo reemplazadas estas insignias por la bandera de parlamento.


Puseme al habla con el Comandante rendido, quien de viva voz, me comunicó lo que ya había indicado el arrío de su pabellón, pidiéndome al mismo tiempo un bote a su bordo, lo que no pude verificar, no obstante mis deseos porque el Blindado Huáscar, que había quedado en el puerto se nos aproximaba. Inter tanto, la tripulación de la Independencia abandonaba el buque y se refugiaba en tierra, parte en bote y arte a nado. Trabajando nuestra maquina con solo cinco libras de presión, y el buque haciendo mucha agua a causa de los balazos que recibió, creí aventurado asar a bordo del buque rendido. Proseguí, pues, mi retirada al sur, llevando la convicción de que la Independencia no saldría de allí.


El Huáscar, que como he dicho, quedó batiendo dentro del puerto a la Esmeralda, se nos acercaba a toda fuerza de máquina.

Tomé todas mis precauciones para empeñar un segundo combate, que por lo desventajoso de nuestra situación parecía imposible evitar, pues carecíamos de balas sólidas y la gente estaba rendida después de cinco o seis horas de sostenido combate con ambos Buques enemigos. Momentos después y cuando dicho blindado estaba como a seis millas de nuestra popa y por la cuadra del vencido, lo vi dirigir su proa en auxilio de la Independencia. Este retraso en su marcha permitió que avanzáramos un tanto más, lo necesario para distinguirlo nuevamente, minutos después y como a diez millas , siempre en nuestra persecución. Con la caída del día y la oscuridad de la noche, perdimos de vista al enemigo; y tratando de aprovechar la brisa que soplaba en esos momentos, hice rumbo al oeste. Proseguí navegando con ese rumbo hasta las doce de la noche, hora en que, creyendo que el Huáscar hubiera cesado en su propósito, me dirigí hacia tierra gobernando convenientemente. Recalamos a Tocopilla donde el Buque recibió, con auxilios de carpinteros enviados de tierra, las reparaciones más urgentes, tapando los balazos a flor de agua, y proseguí al sur en la mañana del 24 tocando en Cobija a las dos y media P.M.. donde recibimos al vapor del norte que condujo al contador a Antofagasta y a los heridos, con la comisión de verse con el General en Jefe para pedirle un vapor que fuera a encontrarnos, pues el buque no andaba más de dos millas y seguía haciendo mucha agua. A veinte millas de Antofagasta recibimos el remolque del Vapor Rimac, que nos condujo a este puerto, donde fondeamos a las 3 A.M. del 26. Supongo que usted tendría desde ayer datos de la acción.

Terminaré este parte lamentando la pérdida de nuestro compañero el doctor don Pedro R. 2º Videla, que dejó de existir horas después del combate a consecuencia de una bala que le llevó los dos pies; y en el equipaje la muerte del Grumete Blas 2º Téllez y del Mozo Felipe Ojeda, hubo cinco heridos, pero no graves, entre los cuales se cuenta el contador del buque, que recibió dos balazos. Hago una especial recomendación del Teniente 1º don Manuel J. Orella, cuyo valor, serenidad en su puesto, y resolución a bordo han sido ejemplares.

A la vez recomiendo particularmente el buen desempeño del Ingeniero 2º don Emilio Cuevas bajo cuya dirección está la máquina. Los oficiales tanto de Guerra como mayores, se condujeron valientemente y cada cual estuvo siempre a la altura de su deber y de su honor, como oficial y como chileno.

Respecto a la tripulación supo cumplir con su deber; y hubo momentos tales de entusiasmo, que cada cual manifestó que estaba resuelto a morir, obedeciendo al generoso sentimiento patriótico de no entregar el buque.

Por el próximo vapor comunicaré más extensamente detalles sobre el Combate.

Al querer dar término a la presente el Huáscar que entra del sur a las 2 1/2 P.M. , empeña combate con nuestro buque y cañones de tierra, y en este momento (las 6 h. 45 m:) cesa el fuego pues el Huáscar se hace afuera.

A bordo no ocurre novedad y como siempre la oficialidad y tripulación corresponden a la confianza de la Patria.


Dios guarde a US.


Carlos A. Condell


Al señor Comandante General de Marina



Parte oficial del Capitán de Navío don J.G. Moore, Comandante del Blindado Independencia sobre el Combate de Punta Gruesa.


Iquique, mayo 22 de 1879.




Señor capitán de navío, comandante general de la Primera División Naval.



S.G.J.

En cumplimiento de las ordenes recibidas de V.S. zarpe del puerto de Arica el día 20 del
presente mes a las 08:00 PM. que en aguante sobre la punta de Pisagua para esperarlo por
haber entrado a dicho puerto.


A las 04:00 AM. me puse en movimiento , siempre en convoy , a poca distancia de la
costa, haciendo dar toda fuerza a la máquina hasta las 05:00 AM. que estuvimos a la vista del puerto de Iquique, demorando en ese momento el Huascar como a dos millas por la proa.


A las 07:30 AM. se avistaron dentro del puerto y muy pegado a la costa tres buques a vapor
que reconocidos resultaron ser los buques chilenos, corbeta de guerra Esmeralda, cañonera Covadonga y un transporte.


Como el buque del mando de V.S. se dirigiera al sur del puerto, seguí recorriendo la costa
del norte para encerrar a los enemigos en la bahía. En esta disposición hicieron rumbo al sur,
pero encontrando que les cerraba la salida el Huascar, regresando, gobernando la Esmeralda
hacia el norte. En este momento el buque de V.S. inicio el ataque haciendo su primer disparo
sobre la Covadonga y mande romper los fuegos de la Independencia sobre la corbeta Esmeralda; y aprovechándose de esta circunstancia, el transporte hizo rumbo al sur navegando con toda fuerza de su máquina.

Empeñando así el combate y viendo que el Huascar cambiaba su proa dirigiendo sus tiros a
la Esmeralda y que la Covadonga trataba de fugar, pegándose a la isla, goberné en la misma
dirección a fin de impedírselo, no pudiendo conseguir mi objeto porque al llegar a la altura de
la isla, la Covadonga la había rebasado, pegándose mucho a las rompientes y obligándome a
seguirla.


Comprendiendo que ese buque ponía en practica el único medio que podía emplear por su
poco calado trate de ganarle al barlovento para obligarlo a salir fuera o retroceder. Esto ultimo lo conseguí en la primera caleta de la bahía de Cheurañete, por lo cual puse proa al norte haciendo fuego con el costado de estribor; pero la Covadonga volvió a dirigirse al sur
metiéndose de caleta y tuve que continuar el combate siguiendo al buque enemigo que barajaba la costa metiéndose entre las rompientes y en un fondo insuficiente para la Independencia, maniobrando en distintas direcciones.


Habían transcurrido hasta entonces más de tres horas de combate y viendo lo incierto de
los tiros de nuestros cañones por la falta de ejercicio, pues toda la tripulación era nueva y el
efecto que producían las ametralladoras y nutrido fuego de fusilaría que el enemigo hacia sobre la dotación de la fragata que se encontraba sobre cubierta en una gran parte por haberse estrechando tanto las distancias, acometí con el espolón por dos veces cuando las
circunstancias me lo permitían; pero encontrando poco fondo tuve que retroceder, lo que dio
tiempo al enemigo para ganar el sur.


Resolví por tercera vez embestí con el ariete pegándome a la Punta Gruesa para impedirle
la salida de la bahía, estrechándolo en la ultima caleta y cuando los sondajes repetidos
marcaban de ocho a nueve brazas de agua y siendo limpia la bahía según las cartas. En este
momento, notando que se pegaba más a las rompientes de la punta, ordene poner la caña a
babor para poder rebasarla y atacar así con ventaja por el otro lado, lo que no pudiendo
realizarse con la rapidez necesaria, por haber sido en este momento herido tres timoneles por
el fuego nutrido de ametralladoras y fusilaría que el enemigo nos hacia desde las cofas, mande dar atrás con toda la fuerza de la máquina, contando durante todo este tiempo los timoneles el mismo sondaje anterior; es decir , de nueve brazas de agua.



En ese instante y cuando tocaba con el ariete a la Covadonga, se sintió un gran choque y
quedo detenida la fragata. El golpe había sido sobre una roca que no esta marcada en la carta, pues se encuentra al norte del ultimo bajo que aparece en ella.


Por consecuencia de este choque se lleno completamente de agua el buque, se apagaron
los fuegos y suspendieronse las calderas hasta la caja de humo; y en un segundo y tercer
choque se inundaron completamente las otras secciones. El buque cayo sobre su costado de
estribor entrando el agua por las portas de la batería. No obstante esta desgracia, al pasar la
Covadonga por el costado de estribor haciéndonos fuego por su artillería, nuestros cañones
contestaron; cuando el agua casi cubría continué el fuego con nuestras ametralladoras de las
cofas y con la tripulación que mande subir a cubierta armada de rifles y revólveres, hasta que
se agotaron las municiones que no podían ser respuestas, pues el buque estaba inundado casi
por completo, como lo digo anteriormente.




Tercera cubierta, donde está la sala de máquinas que se inunda tras el choque



Fondos de la "Independencia"


La Covadonga seguía haciendo fuego de cañón a mansalva y una de cuyas bombas rompió
el pico de mesana donde estaba izado el pabellón. Inmediatamente mande poner otro en otra
driza.


Después del choque hice sondear todo el contorno del buque; marcando la sonda por todos
lados de cinco y media a seis brazas; lo que prueba que la roca en que choco la fragata es
aislada y a distancia de los arrecifes de la Punta.


Cuando me convencí que todo esfuerzo por salvar el buque era infructuoso, ordene que se
prendiera fuego a la Santa Bárbara, orden que bajo a cumplir el oficial encargado de ella, pero ya era tarde, pues el agua, que a torrentes entraba a bordo lo impidió.


Siendo casi toda la tripulación de hombres que no están acostumbrados al servicio de los
buques de guerra, embarcados pocos días antes de nuestra salida del callao, fue imposible
evitar que se arrojasen al agua corriendo el riesgo de permanecer ahogados: mande a arriar
todas las embarcaciones para mandar a la agente a tierra, haciendo colocar en la primera a
todos los heridos, yendo cada bote a cargo de dos oficiales para que regresaran por el resto de la gente. En el ultimo mande al segundo jefe comandante Raygada para que organizara la gente en tierra e hiciera regresar algunas embarcaciones que hubieran llegado a tierra, lo que no pudo verificar, pues las rompientes las destruyeron todas al llegar a la costa. Sin embargo casi toda la tripulación estaba ya salvada quedando solo conmigo a bordo cerca de 20 personas, entre ellas los tenientes primeros graduados don Pedro Garezon y don Melchor Ulloa, el ídem 2º don Alfredo de la Haza, el alférez de fragata don Ricardo Herrera, el guardiamarina don Carlos Eléspuru, el corresponsal de El Comercio don José Rodolfo del Campo, el doctor don Enrique Besadre y el primer maquinista don Tomás Wilkins con su segundo. Más tarde se aproximo a nosotros el buque del mando de V.S. y mando tres embarcaciones para transbordarnos a los que aun quedábamos en la fragata, lo que no hice hasta no prender fuego al buque, inutilizar los cañones y arrojar al agua las armas que no podían servir. Adjunto a V.S. una relación de los muertos y heridos en la fragata de mi mando , durante el combate.


Réstame tan solo poner en conocimiento de V.S. que tanto los jefes, oficiales y tripulación
del buque se han comportado dignamente, mostrando valor y serenidad en todo el combate y
sin separarse un solo instante de los puestos que tenían señalados.


Al segundo jefe le habían encargado de reconocer todo el buque durante el combate; al
tercer jefe del cuidado de la batería y como quedara fuera de combate a los primeros disparos del enemigo, ordené que lo reemplazara el capitán de fragata don José Sánchez Lagomarsino
que se encontraba en el fuerte, como jefe de la columna Constitución, que hasta ese momento
permaneció a mi lado junto con el teniente primero don Narciso García y García, el oficial de
señales Salaverry y mi ayudante el teniente 2º don Enrique Palacios.


Concluiré no sin manifestar a V.S. que uno de los últimos tiros de rifle del enemigo mato
súbitamente al alférez de fragata don Guillermo García y García , uno de nuestros inteligentes oficiales de marina.


Dios guarde a V.S




Juan . G . Moore.

NOTA: Punta Gruesa está al sur de Iquique, cerrando la bahía Chiquinata, en 20°21' Sur. Puede encontrar un plano 1:5000 en http://www.shoa.cl/servicios/b_costero/imagen/I-23B.jpg

Comentarios

  1. Es doloroso aceptarlo pero puedo deducir que More no era el comandante indicado para la Independencia, en los momentos de la cacería el sabía que no podía arriesgar su buque pero pagó caro su error y desgraciadamente mi país perdió al mejor buque.

    ResponderEliminar
  2. johanns pasten28/6/10 11:41 p.m.

    muy buena interpretacion del combate de punta gruesa.honores al bravo comandante condell y tambien al comandante moore que no midiendo las consecuencias fue mas su ego patriotico por hundir al barco enemigo que no midio el peligro en dondde navegaba provocando el desastre que todos saben

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El brillante triunfo obtenido por la vieja y débil goleta cañonera “Covadonga”, fue un golpe que la Marina del Perú no pudo superar jamás en el transcurso de la Guerra del Pacífico.
      La poderosa fragata blindada “Independencia”(única en su tipo) era la mejor y más moderna nave de la Escuadra peruana, superior en todo aspecto al blindado “Huáscar”, tanto así que por sí sola representaba la tercera parte del poder naval peruano. Y se murio absurdamente encallada en punta gruesa cañoneada a destajo por condell, masacrando a su marineros en el agua y posteriormente incendiada por Grau. Lo mas curioso es que la cartografia que usaba condell era la gestionada por un peruano el propio Jefe de la Segunda División Naval del Perú, Aurelio García y García, y que gentilmente Juan Guillermo, comandante de la independencia decidio ignorar, hecho fortuito o contumas que nos prodigo un importante y trascendental logro.

      Eliminar
  3. Que curioso q Condell no describa el cañoneo a la independencia despues q encallo sino q dice inmediatamente despues de esto la bandera de parlamento se arrio y More pidio un bote para hablar con el. ja,ja,pero tuvo q irse por la proximidad de Huascar, ja,ja. Osea q el Huascar estaba alli cerquita no mas? No tiene logica. Todos sabemos q la Covadonga volvio para cañonear y disparar a los naufragos. Y si SUPUESTAMENTE se rindio, ¿como es q la covadonga siguio atacando?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La independencia no estaba en posicion de tiro, no olvides idiota que estaba escorada. Y si se rindio tu juan guillermo pero el espiritu belico Chileno podia mas, habia que extirminar a las ratas.

      Eliminar
  4. Respuesta: La independencia no se rindio. Y si se hubiera rendido, el comportamiento de Condell es deshonroso para el y para Chile.Ya los chilenos nos han tenido acostumbrados a contar mentiras desde siempre y hasta ahora se la creen.
    Carlos
    PERU

    ResponderEliminar
  5. Muy interesante, sintetiza los partes oficiales y los planos del blindado Independencia. El Combate de Iquique y el de Punta Gruesa, desde toda perspectiva (militar, financiera, logística, anímica, etc.) son triunfos para las armas chilenas: Chile ganó él héroe por antonomasia, que motivó al pueblo a pelear; mermó casi a la mitad el poder naval peruano, avanzando en la Campaña Marítima; y sólo perdió una vieja corbeta de madera en Iquique.
    Saludos desde Valparaíso.

    ResponderEliminar
  6. Me merecen dudas los partes de ambos comandantes
    ¿Cómo iba sondando More si la fragata iba en movimiento, con la velocidad la sonda se inclina y no mide bien?

    ¿Por qué puso toda la caña a babor, acercandose incluso más a la costa, si comprendía la estrategia de Condell? la Independencia daba 10 a 11 nudos, la Covadonga 4 a 5 en ese combate, era imposible que escapara¿Por qué no sobrepasarlos en el mar abierto y cerrarles el paso, obligandolos a volver a Iquique donde estaba el Huáscar?

    Eso de que las rocas no estaban señaladas es mentira "Aurelio de García y García" señaló en su "Derrotero de la costa del Perú en 1863" "Punta Grueso, es de rocas oscuras y altas que avanzan poco sobre el mar en forma convexa. Varias piedras se apartan de la punta y algunas se separan hasta poco mas de media milla"

    No creo factible que Condell disparara sobre los naufragos ya que de haberlo hecho More lo hubiera señalado, él dice q solo hubieron 5 muertos. Me parece q solo fue prensa amarillista peruana de la época, la prensa amarillista chilena señalaba que los cañones de la Covadonga habían traspasado el blindaje de la Independencia, algo imposible. More señala que mandó arriar los botes al ver que los marinos inexpertos se arrojaban por los costados y los botes se rompieron por las rocas, considerando que en esos tiempos una baja cantidad de marinos sabía nadar es probable que murieran ahogados, pero More señala que 4 murieron por el fuego cruzado y uno sólo ahogado ¿qué pasó con los otros 59? ¿desertaron al llegar a la orilla? ¿no estaba actualizada la nómina de tripulantes dada la premura con la que zarparon el Huascar y la Independencia desde el Perú?

    No deja de ser curioso el caso de Condell, es olvidado en ambos países, tal vez es por el hecho de ser medio peruano (su madre era una distinguida dama de Lima), Perú lo considera traidor y en Chile es un "enemigo". Tres primos de Condell servían a bordo de la Independencia, uno de ellos se quedó con More hasta el final, el teniente 2º Alfredo de la Haza, por lo que veo poco probable que masacrara a los que se arrojaron al agua sabiendo que sus primos estaban embarcados en el buque.

    El tema de si se arrió la bandera o cayó por el fuego cruzado creo que nunca se sabrá, pero en el proceso que se le hizo a More se señala que se le acusa de perder el mejor buque del Perú y de arriar la bandera.

    Según Condell no se arrió bandera, se izó bandera de parlamento (bandera blanca) un oficial peruano señala que viendo la proximidad del Huáscar se izó una bandera de lineas blancas y ¿verdes?, puede que Condell confundiera esa bandera con la bandera de parlamento.

    A mí parecer, la mala puntería de la tripulación de More lo desesperó, sumado ello a la certeza de los chilenos que si habían realizado ejercicios de tiro, arriesgó el mejor buque del país es una empresa poco rentable (una vieja cañonera), por su parte Condell apostó todo a su única posibilidad (los bajos fondos) y ganó.... los sobrevivientes de la Esmeralda poco después le dijeron a Condell "Nunca la estrella de la buena suerte de Condell brillo tanto como ese día" claro q esto fue en tono sarcástico, pues los abandonó a sus suerte.

    Condell debía haber sido llevado a un tribunal militar, pero al logar inutilizar el mejor buque del Perú, simplemente se "olvidó" ese detalle

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. totalmente deacuerdo, en ambos partes se notan las inconsistencias, moore entendia el plan, ¿por qué seguir?, y por qué destaca aparte la muerte del Alferez?, si Condell estuvo a distancia de fuego de fusileria, ¿cómo fallaron sus cañones? ¿habia necesidad de atacar a los naufragos?, si aprecia que la tripulacion está dejando la nave y posee esa supremacia, ¿por que no envío GAR? o ¿alguna unidad de abordaje? etc etc... por ello estoy deacuerdo con Anónimo14/5/11 4:23 a.m.

      Eliminar
  7. AMIGOS CHILENOS Y PERUANOS, HERMANOS CHILENOS Y PERUANOS, ¿HASTA CUÁNDO TRATAMOS DE SEPARARNOS? BUSQUEMOS LA MANERA DE ACERCAR POSICIONES Y HACER EL MÁXIMO ESFUERZO PARA NUNCA MÁS ENFRENTARNOS A UNA GUERRA FRATICIDA. UBIQUÉMONOS EN EL UNIVERSO, EN LA HISTORIA DEL HOMBRE CON MÁS DE MILLONES DE AÑOS SOBRE LA TIERRA Y PENSEMOS EN NUESTRA CORTA EXISTENCIA EN UN MÍNIMO PLANETA EN UN RINCONCITO DEL UNIVERSO...LUEGO, PERUANOS, BOLIVIANOS, CHILENOS DEMONOS UN FUERTE ABRAZO... VIVA AMÉRICA Y LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD
    ¡SÍ A LA PAZ! ¡NO A LAS GUERRAS!

    ResponderEliminar
  8. Hola,

    Siempre he tenido la duda de que le pasó a los restos de la independencia. Es un tema que no se discute. ¿Donde están sus cañones? ¿Su casco sigue bajo el mar? ¿Se saquearon los restos de la independencia? ¿Cuanto tiempo permanecieron visibles los restos del buque?
    Es cierto que la incendiaron pero eso es solo para inutilizarla, el casco y sus piezas de metal deberían seguir ahí.. pero ¿donde están?

    Acá en Chile se dinamitaron los restos del Blanco Encalada... una verguenza pero al menos sabíamos que estaba ahí.

    Si alguien pudiera responderme se lo agradecería.

    ResponderEliminar
  9. Concuerdo con uno de los anónimos.... La guerra del Pacífico es pasado. Hubo héroes por ambos bandos, excesos por ambos bandos, errores por ambos bandos... Pero ya pasó... Trabajemos por un futuro armonioso y que NUNCA MAS nos volvamos a enfrentar en armas. Enseñemosle a nuestros niños la historia completa, lo que dicen ambas partes, que ellos vean que no hay una verdad absoluta (lamentablemente no podemos saber REALMENTE como se dieron los hechos), y así tal vez llegue un momento que esa guerra se recordará como una instancia de crecimiento, una oportunidad de ser mejores y no cometer errores que nos lleven a tragedias como una nueva guerra que -Dios me escuche- espero nunca, NUNCA vuelva a ocurrir. Por mis hijas, por los hijos de mis compatriotas y por los hijos del Perú.
    Atte
    Loíno Chileno

    ResponderEliminar
  10. Les dejo la web o foro peruano de la guerra del guano y salitre,:

    http://www.soportesmp.com/forum/index.php

    ResponderEliminar
  11. La victoria de Condell fue reconocida en el mundo entero, especialmente entre los marinos ingleses.1 Mientras la Covadonga permanecía en Antofagasta en los primeros días de junio de 1879, Condell visitó la corbeta de guerra británica Turquoise, donde le entregaron una reliquia de la Esmeralda, con el siguiente mensaje:

    Al bravo comandante Condell:
    Los oficiales del buque SMB Turquoise, admirados del glorioso combate de la Esmeralda y la Covadonga, sin ejemplo en los fastos navales, empeñaron sus esfuerzos en hallar el sitio donde la gloriosa Esmeralda sucumbió. Querían encontrar una reliquia que ofrecer al compañero del heroico Prat, caído cuando se hundía su buque al tomar al abordaje a su enemigo.
    A nadie mejor que el comandante Condell de la gloriosa Covadonga corresponde ser el depositario de la noble reliquia que hoy le enviamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo te puedo contestar que Arturo Pratt no estaría de acuerdo contigo, porque su orden fue tras mis aguas a Condell no le ordeno huir lo que si paso en Angamos entra el Huascar y la Union el hecho que encallara el barco peruano creo que lo salvo de una corte marcial ademas del hecho que antes citado Pratt no sobreviviera al combate con el Huascar,y demostrando su poca Hidalguia regreso a rematar naufragos porq nunca enfrento al blindado peruano cosa que Pratt si hizo es mas lo abandono a su suerte

      Eliminar
  12. Roberto Hartmann10/2/16 10:26 p.m.

    El comandante Condel demostró poca hidalguía mientras que el Huascar se demoro en dar auxilio a la independencia por salvara a los náufragos de la Esmeralda el "glorioso comandante Condell " que ademas de huir del combate ante el Huascar y ayudar a la Esmeralda regreso para ajusticiar a los náufragos de la independencia , y cuando vio que el huascar se dirigía lleno de los chilenos rescatados , emprendió la huida el muy cobarde.
    Mala suerte de que la independencia la nave mas poderosa que tenia el Perú en ese entonces se perdiera de esa forma en manos de un incapaz , esa nave debió ser destinada para Grau pero se la dieron a more , ese día comenzó la derrota del Perú en la guerra del pacifico

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bajo tu concepto Grau los siguientes 6 meses se comportó como un cobarde, huyendo de los blindados Chilenos. La astucia y la cobardía se confunden y evalúan distinto dependiendo del bando que queremos defender.

      Saludos!

      Eliminar
  13. Eduardo Silva23/5/17 7:36 p.m.

    Dada la superioridad abrumadora de la Independencia en velocidad, artillería y protección, su comandante debió escoger la mejor forma para encarar el combate, que no
    era otra que correr en paralelo a la Covadonga, a la distancia que más convinieron para el uso de los 6 cañones de 70 libras de la batería de babor. En tal caso no hubiese necesitado usar los desprotegidos cañones de mayor calibre de la cubierta.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas más populares de este blog

Ruinas Incaicas en Cerro Mercachas

Los Crocco Valenzuela, una familia Italo-Chilena del siglo XIX (actualizada a Diciembre 2006)